Mis amigos poetas


A un amigo (mmb)

Sol, agua y semilla

Te guardo en los bolsillos de mis plumas
por haber sido sol
y agua y semilla
en tierra sin labranza.

Te guardo como ejemplo,
como guardián celoso 
o amante clandestino. 

Te guardo como a un nudo de preguntas
que duele en la garganta,

un pretérito más 
-perfecto, incompatible-

Mientras guarde tu nombre en mi latido, 

un ruiseñor travieso profanará las jaulas
y no habrá quien detenga nuestro vuelo.


............................................................

Un atrevimiento: A Gavrí


Siempre fuiste un proyecto inédito de dios,

un corazón tozudo arañado por muertes

y una lengua sin filtros
que le dicta argumentos a sus escasos dedos.

En qué rincón del mundo, 
tu latido está en guerra
arremangándose la fuerza a golpes. 

En qué lugar,
el gesto de tus manos imperfectas
bregan por un respiro, 
por una patria amable.

Volverás a las armas,

a pelear con los dientes de tus letras

con esa misma furia con la que defendés 
a un niño, 

a un hermano;

y frenarás el viento 
con tu pasión de loco. 

La adversidad no entiende
que el gran hombre resiste
porque siempre aprendió de resistencias.


......................................................

No Manu, el dios de los durmientes no cruza
nuestro umbral con sus tinieblas. Ya lo sabías...

LA NOCHE NOS AMPARA (mmb)

Tú eres el instante,
el eslabón que une los átomos del tiempo
con lo antiguo que anida en sus raíces.

Tú eres el espacio del silencio,
el pálpito de amor que se recrea
volando tu alma pura en mi conciencia.

La noche nos ampara,
hilos de sombra-luz nos entretejen
en marañas de instinto
que anuncian la invisible sanación.

La vida nos estrecha entre sus brazos,
no hay muerte ni agonía,
la cólera del dios de los durmientes
no cruza nuestro umbral con sus tinieblas.

El rostro de los sueños se disfraza de ti,
sonríe amaneceres de belleza.

Juntos atravesamos la penumbra
y te ofrezco mis ojos que alumbran todavía.

Manuel M. Barcia

.......................

atravesar  el mundo  para beber tu sed, solo para sentirme gaviota... (mmb)

El último poema que me escribiste Manu:

desnudas tu ilusión
y la exhibes vacía

en libertad

simulando no ser
caricia entre mis brazos
al sur
asentamiento

eres parte de mí 
cuando atrapas los sueños
en la cúspide azul de la extrañeza

pero siempre mujer
capaz de asesinar a los ladrones
que roben del amor
su alma mensajera

lo que vuela las noches y me alcanza
trayéndote sutil

contraluz 
y ardimiento


..........................................
Sil-va-na


Proyectas la mirada de la luz
sobre los peregrinos carentes de una patria
donde siembre la voz su predicado,

acaso seas tú
el nexo de verdad
en lo que escribo,

unos ojos que llueven
con lágrimas vertidas hacia dentro.


Como respuesta a un soneto Gonzalo Reyes me escribió:

La entrega es así, capaz de sacudirnos,
de poner a bailar nuestras hilachas
en una loca danza de tsunamis y brasas
que nos brinda la vida con su láudano vino.

Y le importa un carajo si en sus brazos morimos
o en sus juegos traviesos se nos va la esperanza,
esperando su aura acortando distancias: 
porque el día oscurece y con él nuestro nido.

Sin embargo seduce: nos asalta y nos mueve,
florece en cada verso que nos llega vehemente
de garzos continentes con sublime pasión.

Nuestros hilos ansiosos se impregnan de su ardor
ahogando la razón en la otredad que llega:
como nos llega abril con su luz que renueva.

Gracias amigo!!


A Silvana por su cariño y su empuje...

Contigo me desarmo
indefenso del todo,
porque eres la ilusión que no anochece
y el sueño del que cuesta despertarse.

Te tengo como amiga,
letra por letra
y me contemplo en ti como un adverbio
de causa y de deseo.

Sin conocerte busco
mirarte entre los ojos,
para verme en los míos
perfecta y moldeable.

Tú sígueme hasta el alba
y agárrate muy fuerte a mi cintura.
Voy a atrapar el nuevo amanecer
y colgarlo en tu cuello,
para que tengas luz, mientras me hablas
y hasta cuando nos besas.

Gracias Vicente Vives!!!


Un soneto que me hizo muy feliz:

Mutando está en poeta Silvana B. Pressaco.
Su nombre es un silbido susurrador de eses,
su pensamiento un valle pletórico de mieses,
su voz es un murmullo de ritmo afrodisiaco.

Se despertó en Silvana la música dormida,
el enigma del verso, la pasión del vocablo
y enfrenta a su manera el místico venablo
que arrebatadamente le dispara la vida.

Emocionarse es fácil con esta cordobesa
con aire de polaca y gesto de princesa
que nada ve imposible ni prohibido.

Tan valiente, Silvana, encarando los retos,
tan directa, tan honda, tan llena de secretos
como toda mujer que haya vivido.

Gracias Morgana de Palacios!!

A propósito de "Soy simple" un amigo escribió:

Yo creo que esa "simpleza",
Sil, con que vistes tu piel
es una túnica fiel
que remarca tu belleza.
Has de tener la certeza
que tu alma es transparente.
Dices ser muy displicente
al no hallar ciertos matices,
no importa, es de lo grises
que has de huir, tenlo presente.

Gracias Ovidio Moré !!

Por el mismo autor un soneto en respuesta de "Vendrás desnudo"


Yo iré hacia ti desnudo, bestia ágil,
vestido con mi piel iridiscente
a saciarme contigo en el torrente
que exuda con pasión tu cuerpo frágil.

En medio de la noche y en tu lecho
habremos de escribirnos y borrarnos,
y al acabar de nuevo comenzarnos
hasta tatuar la firma en cada pecho.

Te prometo dejar esos disfraces
que me visten de hombre sensitivo
y sólo murmurar ilusas frases.

Desnudo me tendrás, y reflexivo
te incitaré a tener ansias procaces
jugando tú a la ninfa, yo al lascivo.

Especial y hermoso, gracias Ovidio.

En respuesta de "Quería ser mayor" Ovidio escribió:

Él quería ser mayor
y se olvidó que la vida
es reloj de viento y agua,
es  inefable clepsidra;
que no hay mágicas pociones
como en el cuento de Alicia
y por más que salga el sol
su ronda es siempre la misma.

El quería ser mayor,
querida Sil, y su estigma
era la de un niño iluso
que volar sólo quería,
pero han de cuajar las alas
para tanta travesía,
porque como al pobre Ícaro
puede resultar suicida
un vuelo de tanta altura
sin una altura de miras.

Y si crece tan veloz
sin aceptar las premisas
puede que no encuentre al niño
que abandonó en esa esquina,
porque a veces el adulto
destierra la fantasía
y queda roto y reseco
como un caserón en ruinas.


Versos rescatados de un contrapunto con un señor poeta: 

"...acaso halle la fórmula
capaz de detenerte
mientras cruzo el espacio de la mar
y en tu orilla me extiendo..."

..........................

Seamos pues desorden si lo anhelas,
rebeldía también
y ángulos isósceles
en la conspiración del pensamiento,
geométrico el amor
sin vértices obtusos por condena.

Yo te abrazo en el caos
de nuestra oscuridad,
binomio de la fe que acrecienta la luz
con alma artificial,

te rezo así, desnuda y sin juzgarte
sospecha de un deseo.
......................................................

En tu signo de Libra caben dos
con Venus por balanza

y la feminidad causando estragos
en los ojos de mí
cuando sumas belleza a la mujer
haciéndome vigía de la luz
en tu grácil silueta.

No sabré enumerar
las veces que deseo desmedir
tu distancia a la mía,

acaso halle la fórmula
capaz de detenerte
mientras cruzo el espacio de la mar
y en tu orilla me extiendo,

mis huellas en tu arena
con números romanos,
un cien por corazón
y quinientos, si fueran en la De
los cuánticos de un beso.

......................................

Sonámbulos de voz y compañía,
otrora voluntad de los histriones
latiendo en el discurso
ofrendas manejadas por el aire.

Mendigos de pasión, nos encumbramos
allá donde la luz es vaticinio,
reloj de los instantes que se acaban
inútilmente fin, sin emociones.

Olvidamos las horas cuando el sur
nacía aletargado en lo inmutable,
extrañeza en los dos, inverosímil.

Tuvimos que crear una estación
alejada de toda confluencia,
sentir que nuestras almas lo son todo.

.........................................


Silvana,


Con cifras o con letras,
el tiempo en poesía es ecuación
que combina el afecto y la amistad
con palabras que caben
adentro de un corchete,

sutilmente abrazados,

como al soñar se abrazan las preguntas
con los interrogantes, para luego dormir
la noche a su manera.


a Silvana Pressacco, poeta en mí y gacela.

mmb

Gracias Manuel Barcia!!!