martes, 13 de febrero de 2018

Disparos en mis pausas, de S Pressacco

Imagen relacionada





    Hay un incendio que devora mis segundos, un monstruo viejo que desafía la esperanza de encontrar el contrafuego de palabras que fluya sin fecha de vencimiento.
    Mis manos, zurcidas de esperas, no pueden liberarse mientras la guerra declarada por el tiempo se mantenga tan desigual.


...........................................................


    Cuando el sol moribundo derrama su última gota de luz relajo mi cuerpo para buscarme.

............................................................

 
   Me busco sobre miserias y aciertos, sobre lo bueno que resguardo y lo malo que no sepulto porque temo olvidarlo y así repetirlo. Insisto en esa búsqueda porque quiero llorar conmigo sin controlar las ganas, sin atribuirle culpas a la impotencia; lo hago sin cobardía, con la esperanza de encontrar la armonía en medio de mis guerras.

     Salgo de mí y es allí donde me encuentro.

...............................................................