miércoles, 14 de diciembre de 2016

Si me sigues, de S Pressacco




Si me sigues
haremos mamarrachos en el éter
hasta que las elípticas nos echen del trayecto
por ser núcleos rebeldes e irritantes.

Si me sigues
nos soltaremos en mil fragmentos
para chocar las reglas
y llenar los vacíos,
emprenderemos viajes a la infancia
para cambiar la historia
al sujetar los sueños que perdimos
en alguna vereda.
(A lo mejor así, de nuestra mano,
se animan a cruzar la calle de la vida
aun cuando el semáforo señale
solo rojos eternos)

Si me sigues
debes sacarte la armadura gris
porque no eres Quijote
ni yo soy la perfecta Dulcinea.

Dale, que todo sea de color.
Empecemos con témperas y tintas,

pintemos un planeta subversivo
que riegue el universo con su virus
hasta que necesite

un chaleco de fuerza.

Si me sigues amigo,
seguro descubrimos otro mundo.