jueves, 31 de marzo de 2016

Es tiempo, de S Pressacco






Permanecemos inmóviles en el laberinto de nuestra historia representando una escena vieja mientras rogamos que el desamor tome protagonismo y nos robe la cobardía. 

Ambos alimentamos la indiferencia que se instaló en casa para mantenerla callada pero se convirtió en una compañera obesa que no entra en los rincones. La rutina se encargó de llevarse todo lo bueno mientras observamos cómo las mentiras, sostenidas con las uñas, no cierran el círculo de motivos que nos mantenía juntos. 

Ya no alcanza con ser espectadores desde la frontera de nuestro paisaje porque su vacío no es agradable. 

Es tiempo de caminar el tramo que conduce hacia la única salida. Te invito a recorrerlo sin más resistencia.




sábado, 26 de marzo de 2016

Asomé a otro mundo, de S Pressacco







Fue mi curiosidad la que trepó 
el último tapial de la cordura
y mis ojos sedientos de otro mundo
se perdieron en calles de espirales. 

Había dibujadas grandes cruces
sobre espejos y horas inservibles. 
Había puestos de emociones sueltas, 
ofertas de recreos divertidos

y personas sin cargas en sus hombros 
que escondían deberes bajo alfombras
y lucían melenas sin espray.


Vi renglones y mil frascos de tinta
que exigían a gritos mis palabras,

y con magia brotaron desde mí.

viernes, 25 de marzo de 2016

Entrega absoluta, de S Pressacco






La noche me reclama sin memoria 
y mientras me desvisto de pesares 
las sombras hacen rondas y me cubren
con paños fríos el sudor del día. 

El olor del silencio invade todo 
mientras las sábanas despliegan manos 
que llaman a la nada de la mente
y a un cuerpo sin huesos y sin luz. 

Cuando encuentro mi espacio en ese edén 
soy solo un punto bajo el cielo inmóvil, 
una entrega absoluta sin reproches.

Dejo lo cotidiano en un rincón 
y disfruto el desfile de los sueños 
mientras la vida calla sus ladridos.

domingo, 20 de marzo de 2016

Un lugar especial, de S Pressacco




Hay un espacio adonde emigran los poetas
cuando sus dedos rompen el silencio.

En ese mundo
no existen paradigmas
porque llegan las mentes sin vectores,

las que superan crisis,

las revolucionarias,

las que rompen rutinas
y se conforman
con lo intangible,

con besos y caricias de palabras.

Es como un cementerio de certezas 
recorrido de ideas que caen hacia arriba
mientras nacen milagros 
entre las tumbas.

Allí se pisan las constelaciones
y se mezclan las huellas
con las huellas de pájaros.

Allí descubres alas 
en los delfines

y te haces la pregunta que cuestiona
a todas las preguntas
- y ninguna interesa -

Es cúspide del aire
-tan lejana de sombras - 

donde se aprende a ser piloto de huracanes
y brújula de ánimos,

donde el tiempo se mide con un verso, 
lo viejo se recicla 
y lo nuevo resulta afrodisíaco.

No me pidas un mapa,

cierra los ojos.

Puedes llegar seguro.

miércoles, 16 de marzo de 2016

Soy bahía. de S Pressacco




Mi oficio es ser bahía. 

En mis brazos habitan las mareas,
los pájaros que temen a sus alas 
y lágrimas en todos los estados.

En mi playa atesoro la memoria:

las huellas infantiles con todos sus tropiezos
y los dedos de azúcar,

travesuras de nena,

noches de estudio, mate y cigarrillo;


besos de enamorada
y pataditas en mi vientre gordo.


Pero hay también

aflicciones de hija, aflicciones de madre,


una culpa que el viento no se lleva


y un muelle que recorro 
cuando la soledad así lo pide.


A veces, solo a veces, querría ser península
para sentir las ráfagas 
de otros vuelos,

escapar, 
encontrarme  a la vuelta de una esquina,

pero me quedo inmóvil 
siendo el dique de todos los sentires 

mientras flotan mis sueños en botellas.

Ya lo ves, 
soy desembocadura y soy embalse 
bajo un cielo que es cielo
con todos sus matices.

Podés fluir tranquilo hacia mis aguas.

¿Cómo no voy a escucharte?

sábado, 12 de marzo de 2016

Autotraición, de S Pressacco





Ni mi voz ni mis gestos
demostraron dolor
cuando puse tu nombre
en mi boca,

pero mi adentro
-ese que nunca escucho y sabe tanto-
me traicionó en la obra
cuando te desprendiste de mis ojos.

Tal vez fue el grito de la niña huérfana
-su reclamo de lluvias -

el que rompió mi pose.

No sé,

pero fue tu recuerdo
el que mojó mi rostro.


jueves, 10 de marzo de 2016

Soñar es sinónimo de escapar, de S Pressacco





A veces los proyectos agonizan
en los estantes donde se guardan los después,

sus intenciones reptan con afán de salvarse
hacia fosas sin fondo, 

adictas de imposibles, 

sedientas de latidos. 

Para los optimistas el propósito
subyace como herida que aguarda hacerse piel; 

para los que no esperan, 

para los que aprendieron que la vida
es un campo minado de imprevistos,

los planes son más simples
porque solo consisten en soñar,

escaparse a poemas preñados de locura,

a historias inventadas que se viven

en los renglones,

en la mente,

en una charla a solas con la ausencia

o en el vuelo de un pájaro.

jueves, 3 de marzo de 2016

Hacia el lado positivo, de S Pressacco


Imagen de blonde, birds, and sky



Tu ternura me limpia la mirada,
da ofertas de esperanza a la condena
y sorprende pintando otros paisajes.

Tu lengua deja verbos en futuro
mientras tiñe de verdes mi palabra,

también trae sonrisas que perdí,
que no supe cuidar en el pasado.

Y asoma el sol 

y regresan los ojos

y el aire fluye 
-es aire tu susurro-.

Los ayeres se fugan
con una ráfaga de posibles,

cambia todo 
- no me importa si apenas son segundos -

los kilómetros crecen- es verdad-
crecen como los números de signo negativo

y así te acercas siempre a mi punto de origen

para empujarme hacia el otro lado

hacia la semirrecta
donde todo se puede.