sábado, 3 de septiembre de 2016

No está invitado, de S Pressacco



 Resultado de imagen para mujer guerrera en guardia


Si llega la impotencia enferma de silencios
para enterrar proyectos y anular ilusiones,
acepto el desafío porque sé reinventarme.

Mis rodillas no adoran lo imposible,
no caen en el barro de renuncias
ni se rinden quebradas por problemas.

Pero que no se atreva a concurrir el miedo
con la risa torcida del que todo lo puede,
que ninguno lo traiga a comer a mi mesa.

Ese tonto es cobarde,
un sicario que apunta y no dispara,
un loco desafiando una vez más
mi fortaleza,

alguien que aún no sabe
que llevo pantalones.