viernes, 12 de agosto de 2016

Entre tus brazos, de S Pressacco




Con una petulancia divertida
asumes ser monarca de mi piel
y te sonríes cuando me acomodo
entre tus largos brazos posesivos.

Se hace un silencio intenso de miradas
que es preludio de nuestra ceremonia,
bajo mis párpados florece luz
y el mundo empequeñece con sus dudas.


Y no hace falta nada cuando estás
porque alistas mis alas de imposibles
y sacudes mis sueños con tu fuerza

y si olvido mi esencia tú la traes 
al abrigo de épocas de invierno, 
restaurada en tus manos de artesano.