domingo, 22 de mayo de 2016

Ya está!, de S Pressacco

Imagen de abandoned and old




Nuestra memoria siempre discrimina
amigos y enemigos de emociones,

elige qué traer y qué dejar 
mientras construye grandes monolitos o tumbas
y su dedo censura o magnifica.

Enreda nuestros pies en lo vivido 
y en lo vivido a medias,

nos muestra las raíces de los miedos
o semillas y brotes olvidados

y también pinta cuadros
de siembras y cosechas 
únicas y felices.

Pensando en positivo 
queda un cuarto de vida,
sigamos adelante
sin ojos de reproches en la nuca.

¡Ya está!

Es imposible ver otro horizonte
si solo se contemplan fotos viejas.