lunes, 31 de agosto de 2015

Más de lo mismo, de S Pressacco




No es un conjunto vacío de ideas

ni siquiera es 
una metáfora prófuga.

Es una impotencia espantosa,

un enojo que no me cabe,

un cinturón apretado de alas. 

Es un regreso al refugio de todos mis silencios,
es volver a patear el pasado que se levanta 

-todo lo viejo que aprovecha y regresa-.

Es cavar una trinchera en mi mente,

declararle la guerra a la vida
a esa vida que nunca -pero nunca-
me saca del rincón de penitencia,

y me resisto
-aunque a ella no le importe-

y la insulto
- aunque nunca me escuche-.

Es una lágrima larga que no se corta,

una pena obesa 
o un bocado sedentario de espinas
que compraron mi cuello.


Es de nuevo la soledad 
sin otra soledad de compañera,

una sombra que perdió el borde,

una efervescencia que muere
resbalando por la ausencia.




Te guardaré, de S Pressacco

estarás siempre en mi con tus versos y enseñanzas.

Quiero una lluvia dulce que lave mis rincones;
la quiero justo allí, donde las fibras
de mi escoba cansada son inútiles
para espantar arañas que anudan mis sentidos.

Deseo un pedacito de brillo entre las sombras
para que mi memoria vislumbre lo que tengo
antes de que la vida reproche mi ceguera.

Tengo que desechar los pentagramas
donde me es imposible trazar claves de sol.

Guardaré los regalos de un ave fugitiva
que habitó en mi ventana con poemas
para alistar las alas de mi vuelo,

dejaré que haga nido en mis palabras,
que mi latido bese su memoria

mientras espero que las uñas suelten
de una vez el dolor.


El destino se equivoca, de S Pressacco

Avatar de Usuario


Emigras con tus alas más allá de los límites
y llegas a la altura del silencio.

Desde allí seguirás inspirando mi pluma
porque la vida no se ha dado cuenta
que siempre prescindimos de su mundo
que nunca hicieron falta los sentidos.

Somos dos transgresores delirantes
que no aceptan las reglas de otro juego.

Tú sigue susurrándome palabras en las noches,
sigue con tu diluvio limpiando mi guarida
y habita en mi.

Juntos nos burlaremos otra vez 
del destino.


Juntos haremos siempre poesía.

domingo, 30 de agosto de 2015

Sueños entre sombras, de S Pressacco





Aferradas a todos los talones
-aún bajo los pasos del más puro- 
las sombras confabulan coronarse
después de aniquilar las luces de los faros
pero para nosotros no existirán sorpresas
porque tenemos ojos redondos de buscar
un trocito de sueño entre tanta penumbra.

Me conformo con poco bajo copos de nieve.

Te conformas con menos 
protegiendo mis vidrios que están rotos.

Tal vez algún latido de reloj
nos regale ese instante, 
ese único instante de ser luz en un beso.

martes, 25 de agosto de 2015

Latido roto, de S Pressacco






Voy sujetando un mástil traicionero
que se enamora de sirenas crueles.
Le busco patria nueva a mi latido roto
y me reciben puertos de lamentos ancianos.

No supe ser el ritmo de tu sangre
ni entrega de veranos con ráfagas azules
porque me até a una lluvia abrigada de grises
para romper los charcos que escribían tu nombre.

Mi soledad extraña tu reflejo 
mientras trepa el silencio que dejaste.

Sólo pude ser música en tus manos.



lunes, 24 de agosto de 2015

Soy arena, de S Pressacco



Si la piedra se rompe por contraste
triturando su esencia fría hasta hacerse polvo
entonces puedo ser arena dócil
en manos sabias -pero escurridiza
si no saben tratarme-

Puedo ser refractante de pasiones
-la ilusión en la fiebre del beduino-
y una tundra indomable y filosa.

Negocio con el viento pintando sus perfiles
y a veces me revelo azotando el paisaje.

Soy como una serpiente enamorada,
fiel al encantador que musita su nombre.

domingo, 23 de agosto de 2015

Te lo digo en azul, de S Pressacco



A mi eterno ruiseñor  mmb




Yo sentía que el sol no hacía falta
que en las noches mi risa rompía la quietud
y atenuaba tu sombra dejándote la luna

y ahora se quedaron helados los minutos,

el mundo se llenó de objetos que me acosan
con parlantes de risas,

la savia no despierta en mi refugio
y ningún ave asoma en la ventana.


El tiempo no recuerda el oficio de sastre
y tampoco envejece este agosto de inviernos.

Si me otorgas las llaves de ese mundo
emigraré hacia el nido de tu boca
con las alas de un ángel escapado.

Seremos fugitivos sin pretéritos
-los dos locos de siempre-
las nubes y los vientos serán cómplices
borrando nuestras huellas.

Yo tierra y agua,
tú aire y fuego.

....................



Ya rompí los silencios de bronca contenida
hasta dejar mi voz desorientada.

Ya caminé mi sombra sin tu sombra

te suelto , te libero de todo mi egoísmo.

Me atrevo a ser un náufrago
si llevo tu enseñanza en mi equipaje.

Tú sigue recitando
-disfruta de tus alas-.

Ningún pájaro mira lo que deja
cuando la libertad se siente en pleno vuelo.



viernes, 21 de agosto de 2015

Mi propio abrazo, de S Pressacco




Resultado de imagen para imagenes de mujer abrazándose

En estos tiempos tristes
el sol tira sus lanzas sin destreza
y me obliga al refugio conocido
-ese que queda entre las esquinas 
de mis cansados brazos-

y allí me aprieto la fragilidad
para no ceder a los vientos fríos.

Allí soy pena y soy enojo fácil,

comprendo y me perdono.


Allí trago el destino y su victoria
y desde allí renace la guerrera.





jueves, 20 de agosto de 2015

Ilusión rosa, de S Pressacco






El tiempo puede ser o no azul
porque la vida toma los colores que ofrece
nuestra propia paleta
y somos responsables de todos sus matices.

Yo conozco de sombras y de cruces,
de culpas conjugadas en primera persona 
y de verbos pospuestos que ahora son renuncias.

Conozco malas rachas y veranos horribles
también lo que arde el viento 
y lo que pesa el agua cuando se está en el fondo.


Pero me salva ser ilusa y obstinada.

Sé que el pincel, alguna vez, dará con el rosa.
  

martes, 18 de agosto de 2015

Estás, de S Pressacco

para Manu... te extraño poeta.


Te respiro tan cerca 
que a veces me pregunto
en qué mundo invisible te instalaste
y cómo la fragancia que lo habita
le anuncia a mis sentidos tu presencia.

Siento que cuando busco las palabras
me desprendo del cuerpo para montar en nubes
que me lleven contigo a ese espacio 
donde somos suspiros.

Es de locos pensar que los kilómetros
son excusas del mar o de los hemisferios,


es de locos pensar que entre la vida
y la muerte hay senderos imposibles.


La distancia no existe para nosotros dos 
desde que descubrí que estás ahí, 
justo en mi mente.


viernes, 14 de agosto de 2015

Sin principio ni final, S Pressacco


Para vos:





Bendita coincidencia que nos puso al alcance
pues ya no me sorprende la grandeza del mar
desde que me otorgaste el infinito.

Desarmaste mis horas y en cada noche sangra
mi verdad en silencio.

Qué fortuna encontrarnos a contraluz o en sombras,
saber de tus locuras y que cuentes conmigo

sin importar las equivocaciones. 

Es todo inexplicable,

que tu pasado me resulte ajeno
como lo es para vos mi baúl de memorias,

que tu presente sea misterioso
y nunca estés ausente.

Es que somos dos pájaros románticos
que conocen la magia más arriba del cielo, 

sin saber de principios ni finales.

tqm.


miércoles, 12 de agosto de 2015

Mi costumbre es perdonarte, de S Pressacco





Si  declaras la guerra me proclamo rendida

pues has desactivado mi juicio. Ando desnuda.
Ya no puedo ni quiero mantener una duda
si se inquieta la sangre debajo de mi herida.

Si no estás a mi lado mi cuerpo es un suicida
descosido de todos los sentidos. No ayuda.
Tu presencia me inquieta -me deja sordomuda-
mientras mi cruel memoria te apunta convencida.

Desde siempre sacudes todos mis anaqueles
para desordenarme la vida y mis supuestos.
Ya no tengo refugio en mis tontos cuarteles.

Dejaré que regreses confiado por los restos
porque mi corazón -que sabe cuánto dueles-
y mi piel que te añora, están siempre dispuestos.



jueves, 6 de agosto de 2015

Irán por vos, de S Pressacco






Si adivino tus ojos persiguiendo mis pasos
vuelve la poesía a seducirme
y mi luna se olvida de los cuartos menguantes
porque pierden sentido los reversos absurdos,

no hay túnel imposible ni mástiles quebrados,
no hay ciénagas hambrientas ni cuenta que no sume,

hay una fuerza extraña que me rompe en mil pájaros
que salen apurados a buscarte.




La noche te trae, de S Pressacco






La noche me regala siempre hilos de fiebre,
con ellos tejo escudos protectores
y cortinas que cambian mis guerras cotidianas.

A veces imagino que me guían tus manos
o que tu pecho elige ser primero en la fila 
para llevar mi mundo por delante.

No importa lo que somos, ni cuándo decidimos
mover piezas del juego con desorden.

No firmamos contrato -no hizo falta-
porque a tu lado brota mi demencia.

Me siento verdadera cuando mi yo te sabe 

y una estructura fría si me niegas tu luna,
si me robas aliento o tus palabras.

Si no estás, la locura no viene con tus besos.



Abrázame, de S Pressacco




Abrázame un ratito,
quédate así, sacándome el aire que contengo.

Quiero sentirme frágil y minúscula
-entrega por segundos-.

Deja que la ternura se presente
para después hacer el sacrificio 
de nuestro tiempo siempre postergado.

Déjame unos instantes en este mundo dócil
antes de que el cronómetro del recreo se pare.

Necesito sentir que tus brazos me hablan,
que las guerras eternas ya no importan.

Si me aprietas así me visita la paz,
me regresa la fuerza para tomar las armas