miércoles, 30 de diciembre de 2015

Los pasos a mis sueños, de S Pressacco



Yo mido la distancia a los paisajes
que me visitan siempre mientras duermo
y a esos agujeros negros que nunca tragan
los malos episodios y vomitan reproches.

Vivo entre los extremos que me estiran
pero busco una hilacha que se rompa.

Me cuelgo de las ramas del alerce
para mojarme con la lluvia limpia,
para sentir las ráfagas sin frenos de cemento,

el olor de la vida sin excusas.

Pero a veces- tan solo a veces- dudo
del absurdo coraje que tiene mi optimismo
que prevalece con raíces frágiles
en medio de una tierra sin colores,

una tierra que siempre abofetea 
porque no tienen alas las verdades.

Dudo de todo, incluso de los cinco sentidos,
pero lo disimulo y nunca frunzo el ceño, 

no resto, ni divido pues solo sé sumar

y adrede - muchas veces -
me equivoco en las cuentas,
calculo menos pasos a mis sueños,


no quiero padecer la actuación del cansancio
desde que se disfraza de verdugo.