martes, 29 de septiembre de 2015

Sueños ariscos, de S Pressacco





Me dicen que los sueños
recuestan sus siluetas 
sobre nuestro horizonte
para lucirse bellos y lejanos.

Son gatos que relamen
lo que más se desea y no se tiene,

ronronean esperas 
asomados al mundo por sus hendijas verdes

pero cuando una mano seducida
intenta hacerlos suyos
con saltos muy ariscos dejan espacios rotos

apenas las pelusas de existencia

y una desagradable sensación
cierra de nuevo el puño repleto de vacíos.