jueves, 17 de septiembre de 2015

Mujer- Fénix, de S Pressacco


Algo extraño le otorgó voz a mi grito
-un grito de reclamo-
que rompió las fajas de clausura
para que regresara el aire

y regresan también
las ganas sin bulimia
los tragos sin nudos
y la luz delineando mi sombra.

Sin saber cómo
me visita la cordura seca de lágrimas

y al dolor 
- a ese dolor insomne-
se le rompen las uñas 

e increíblemente 
me suelta

me deja ir
con un tatuaje de su firma.

Regreso toda yo 
después de una lucha

regreso entera

después de reconciliarme con la vida.