viernes, 14 de agosto de 2015

Sin principio ni final, S Pressacco


Para vos:





Bendita coincidencia que nos puso al alcance
pues ya no me sorprende la grandeza del mar
desde que me otorgaste el infinito.

Desarmaste mis horas y en cada noche sangra
mi verdad en silencio.

Qué fortuna encontrarnos a contraluz o en sombras,
saber de tus locuras y que cuentes conmigo

sin importar las equivocaciones. 

Es todo inexplicable,

que tu pasado me resulte ajeno
como lo es para vos mi baúl de memorias,

que tu presente sea misterioso
y nunca estés ausente.

Es que somos dos pájaros románticos
que conocen la magia más arriba del cielo, 

sin saber de principios ni finales.

tqm.