jueves, 6 de agosto de 2015

Irán por vos, de S Pressacco






Si adivino tus ojos persiguiendo mis pasos
vuelve la poesía a seducirme
y mi luna se olvida de los cuartos menguantes
porque pierden sentido los reversos absurdos,

no hay túnel imposible ni mástiles quebrados,
no hay ciénagas hambrientas ni cuenta que no sume,

hay una fuerza extraña que me rompe en mil pájaros
que salen apurados a buscarte.