lunes, 31 de agosto de 2015

Más de lo mismo, de S Pressacco




No es un conjunto vacío de ideas

ni siquiera es 
una metáfora prófuga.

Es una impotencia espantosa,

un enojo que no me cabe,

un cinturón apretado de alas. 

Es un regreso al refugio de todos mis silencios,
es volver a patear el pasado que se levanta 

-todo lo viejo que aprovecha y regresa-.

Es cavar una trinchera en mi mente,

declararle la guerra a la vida
a esa vida que nunca -pero nunca-
me saca del rincón de penitencia,

y me resisto
-aunque a ella no le importe-

y la insulto
- aunque nunca me escuche-.

Es una lágrima larga que no se corta,

una pena obesa 
o un bocado sedentario de espinas
que compraron mi cuello.


Es de nuevo la soledad 
sin otra soledad de compañera,

una sombra que perdió el borde,

una efervescencia que muere
resbalando por la ausencia.