jueves, 6 de agosto de 2015

Abrázame, de S Pressacco




Abrázame un ratito,
quédate así, sacándome el aire que contengo.

Quiero sentirme frágil y minúscula
-entrega por segundos-.

Deja que la ternura se presente
para después hacer el sacrificio 
de nuestro tiempo siempre postergado.

Déjame unos instantes en este mundo dócil
antes de que el cronómetro del recreo se pare.

Necesito sentir que tus brazos me hablan,
que las guerras eternas ya no importan.

Si me aprietas así me visita la paz,
me regresa la fuerza para tomar las armas