martes, 21 de julio de 2015

Sublimación, de S Pressacco




No estás en los pasillos aburridos y rancios
que trazan los estantes llamados razonables

te encuentro en mi guarida justo cuando evalúo
lo que vivió mi adentro durante la jornada

cuando soy tan distinta, una desconocida
que no aprende a leerse.

Debo ser hielo seco, prisionera
de una sublimación.

En las noches, no sé,
soy el aire que busca silencioso alcanzarte

¿puedes sentirme?

Yo creo que te abrazo.

¿Cómo describes tú a la locura?