martes, 21 de julio de 2015

Instante de ausencia, de S Pressacco




A veces la mirada me abandona, 
me deja dos ausencias en el rostro
y se va independiente, de turista,
para perderse dentro de la nada.

Mi universo parece que se muda
y me niego a seguirlo -no me place-.
Soy algo que respira por costumbre
desprendida desuelo, sin aviso.

Es una muerte dulce que sorprende,
una escena tildada sin dolor
ni quejas ni preguntas, solo paz. 

La magia se mantiene por segundos
porque un inoportuno parpadeo
rompe todo el encanto y me regresa.