viernes, 26 de junio de 2015

Detrás de la cordura, de S Pressacco





A veces me pregunto qué habrá detrás del velo aburrido que tiende la cordura. Si para trepar la vida de ese lado serán necesarias las ganas que últimamente se me escapan del puño. Quiero creer que allí no importa arrastrarse en la mugre de los propios baldíos. 

Me pregunto si en ese mundo el tiempo tiene dueño porque aquí las horas que me atraviesan nunca son mías. Si es cierto que existe el desparpajo, el “qué me importa” y la posibilidad de elegir entre opciones que no estén podridas. 

Me intriga saber si hay espejos que padecen de insomnio porque de este lado tienen mil ojos abiertos y ocho brazos apuntando los deberes, las culpas, lo inconcluso y los olvidos.

Quisiera saber si detrás de mi razón me gusto. Si existe una posibilidad de volar sin alas fuera de mi perímetro. Quisiera saber si justo ahí, están la esperanza y mis ilusiones.

Algunas veces la curiosidad me tienta pero me quedo apretando los miedos en los ángulos rectos del pensamiento. 

Me conformo sabiendo que me queda la palabra porque ella casi siempre me salva.