sábado, 23 de mayo de 2015

No supe volar, de S Pressacco

готический ангел вектор



De tanto raspar mis paredes para sacar el barro agrandé el hueco por donde entra el frío. Soy como una olla vieja a la que se ha pulido hasta exponer sus grietas, dejándola inservible, quitándole su condición de olla.

Creí que al desprenderme de mis pies me levantaría un aire fresco pero resultó ser una atmósfera densa que me deja sin deseos de hacer la cola de los reclamos.

Me enoja haber desafiado los límites de lo imposible para conseguir sólo convertirme en mi peor enemigo. Avergüenza cambiar la mirada y verse a uno mismo insistiendo contra los molinos, inútilmente. 

Me quedé sin nada porque las alas que me nacieron se cansaron en el primer vuelo.