miércoles, 20 de mayo de 2015

Mi decisión, de S Pressacco




Siéntete libre,
ya no es una disputa;
es una decisión que me da aire
y defiende a mi sangre de la astenia,

un temblor oportuno que me corre
poniéndome testigo del derrumbe.

No alcanzaste a ser príncipe

apenas fuiste esfinge adornando mi living,

un objeto de arena que agotó la paciencia
de mi plumero.