viernes, 29 de mayo de 2015

Es una burbuja, de S Pressacco



No es fácil avanzar con dos ojos concretos
y las manos tapando agujeros en la carne
mientras se desinfectan emociones
esclavas  de  la mugre. 

Los cobardes no saben de paisajes distintos,
son ciegos a través de los  cristales  
y se aferran al suelo de los pulcros 
maquillando un acné que nunca exponen.

No pueden ser carroña,
tampoco agua bendita;

ni vomitar verdades cuando la vida empacha.

La poesía tiene la intención de salvarnos
como una madre sobreprotectora.

Si  un poeta no escribe
 será  un hombre a medias.