domingo, 17 de mayo de 2015

Amores de arena, de S Pressacco





Mis penas no son gratis
ni el tiempo que mi psiquis le dedica
al tonto corazón en sus tropiezos.

No entiendo las razones del amor aparente,
su paso presumido de príncipe erudito.

No seré un mercenario en esas guerras
dirigidas por músculos escuálidos
que cubiertos de espejos engañosos
no pueden emitir los reflejos veraces.

Aprendí de traiciones que firmaron contratos
a cualquier precio para sacrificar castillos,

por eso ya no juego con arena.

Me costarás algunas lágrimas escondidas,
una noche de insomnio y dos poemas;
nada más que eso.

Será un trámite cerrar la historia.