sábado, 18 de abril de 2015

Sacrificio, de S Pressacco




Debo ser sacrificio, 

volcar en las hogueras mis ayeres 
para amputar los trozos de penumbras 
que siguen aferrados a mis talones,
uno a uno arrojarlos a la pira.

Sacarme las hilachas
de la que todo puede,
los alfileres sujetando culpas 
y las costras de todas las verdades.

Los demonios del ego
están hartos de tanta ceremonia,
quieren ejecutar mi parte estúpida.

Debo ser sacrificio
aunque mi sombra sangre 
cuando me desconozca.