martes, 7 de abril de 2015

Agradece a mi cuerpo, de S Pressacco




A veces te recuerdo; 
tu nombre está guardado en la caja de errores,
de dolores causados y atajos no seguidos.

No supe ser entrega, sólo una mancha más
en algunos renglones de otra historia, 

la presidiaria dócil que aceptó la condena
mientras el conformismo nos hacía beduinos 
y en mis ojos yacían tumbas disimuladas. 

Agradece el rechazo de mi cuerpo,
mi razón ofrecía sólo estaciones frías.