domingo, 8 de marzo de 2015

Un abrazo de sombras, de S Pressacco




Deja las proyecciones
porque lo nuestro es intersección de sombras,
es caricia de verbos sin pretéritos,
una promesa tonta de débiles latidos.

Sigue con la improvisación de siempre,
el arrebato dulce que te acerca
dándole vida a mis semillas grises.

Dejemos los paréntesis abiertos
en esta pausa frágil que inventamos
y no hables de finales en historias
porque si son finales no pueden ser felices.

No busquemos palabras que nos nombren
no hace falta llamarnos y menos definirnos;

tu y yo lo entendemos.