viernes, 20 de marzo de 2015

Incendiaria, de S Pressacco



Arrojaste mis sueños a gargantas voraces
para hacer más obeso lo imposible
y mientras confesabas tus mentiras
mi piel se emparentó con los inviernos.

Incendié los canteros de margaritas cómplices
con las hojas de nuestro cuento tonto
y cuando tu recuerdo me visita
intensifico el fuego con ilusiones muertas