domingo, 1 de marzo de 2015

Alas de cartón, de S Pressacco



Vos, velando las sombras del pasado,
olvidas que un verdugo me tortura
presentándome noches cuando te alumbran días,
que nunca navegamos ese mar de razones,
las millas infinitas de imposibles.

No somos más que amantes impedidos
viendo cómo la vida nos gana la carrera
por no cerrar a tiempo y con fuerza los puños.

Los dos representamos las obras sin ensayos,
sólo tenemos  alas de cartón.

Pero mientras el verso drene nuestros sentires,
mientras nuestras gargantas
traguen los vidrios de los sueños rotos
y el sol bostece llamas suficientes
seré tu compañera en los aplausos
o la fidelidad sentada en la butaca.

Escribiremos mil cuentos ficticios
en espera de noches 
en donde la caricia sea tacto
y la voz compañía.