viernes, 20 de febrero de 2015

Vuelves sin sombras, de S Pressacco




la esperanza de ser
ese fino cristal
que sigilosamente
nos atrapa, 
comunes,
uno solo...
(manu)


Llegas a mi balcón
como llegan los pájaros curiosos
trayendo primaveras sin septiembres
invadiendo con trinos 
que me dictan los versos antes mudos.

Llegas a mi rincón

como un fiel compañero 
que sabe de silencios y nostalgias,
de entrañables ausencias que no mueren
y de la necesaria calidez de un abrazo.

Vienes sin sombras 

como un fantasma tibio
y me ovillo al perfume que me dejas
guardando la sonrisa en mi regazo 
para que nada te provoque el vuelo.