miércoles, 27 de agosto de 2014

Comunidades de egos, de S Pressacco

                  Las etiquetas más populares para esta imagen incluyen: girl, hair, hands, lips y tattoo

El mundo es un paisaje de utilería que se desmantela fácilmente, pero los seres que lo habitan lo prefieren de cartón. Seres que amando las tragedias hacen fila para sentarse en la primera butaca  y, cobijados  en sus banderas,  duermen  la comodidad del egoísmo. Son los mismos que opinan sin comprender un solo acto de la obra. 

La historia no debería llamarse historia cuando se repite, porque la humanidad nunca deja los campos de mentiras, nunca deja  los errores detrás sino que los reinventa y siembra excusas para convencerse de que sus objetivos se escudan en los valores.  La historia de la humanidad es un trazo recorrido una y otra vez con un lápiz filoso y oscuro que mantiene las heridas incurables.

El hombre  podría cambiar el escenario incendiando las diferencias con los otros hombres. Podría dejar de malgastar el agua con la que lava sus manos. Podría hacer mucho pero se conforma con armar comunidades de egos definiéndose como un ser social.

Alguien me arañó las pupilas y  pude ver detrás del montaje que la realidad es una mezcla de sangre y  dolor. 

Desde entonces, me arden los ojos buscando racimos de justicia mientras los harapos que respiran, sepultan inocentes en la tierra que defienden.

domingo, 24 de agosto de 2014

Prioridades, de S Pressacco

                Las etiquetas más populares para esta imagen incluyen: boots, tumblr, lonely, photo y photography

Mi agenda es un exceso de palabras
y de cruces severas sobre las ilusiones.
Las horas son caudillos que cubren los paisajes
mientras se multiplican mis deberes.

A veces continúo por inercia
agregando renglones,
manteniéndome ciega a las señales, 
con el asombro preso en los bolsillos
para no distraerme con otras trayectorias.

Las letras de mi nombre se fugaron
con la imagen que nunca pintaron los espejos,
los años se escurrieron vestidos de uniforme
sin conseguir aliados ni una bandera blanca.

Elegí estar detrás de la fila de hormigas 
para llevar el peso que las demás negaban
y acopiando basura me crecieron jorobas.

Mientras el conformismo siga siendo mi escudo
sobrevivo apretando las alas impacientes
que anhelan el regreso de mi voz
en primera persona.

Mi pecho estallará cuando suelte las aves.

domingo, 10 de agosto de 2014

No me perdono, de S Pressacco


           






 
Ahora que camino

 con la serenidad que dan los años,
 comprendo que jamás estuve sola
 porque me acompañaron los reproches
y los malos recuerdos colgados de mis hombros.

Fue inútil incendiar las pruebas del delito
para sembrar los campos con proyectos 
porque sólo brotaron malezas aburridas.

Fue absurdo imaginar que existían atajos
sin enjuagar las culpas, 
y hasta tonto creer que maduraba
cuando cada escalón era una mancha nueva
dibujando espirales hacia mis pesadumbres.

Fue en vano descalzarme de la biblia
si después me ahogué en mares de prejuicios.

Es natural querer ser arena en el viento
porque pesan las alas que están esclavizadas.

Es lógico que arda mi conciencia
cuando busca perdones que nunca le concedo.