sábado, 20 de diciembre de 2014

Una elección, de S Pressacco



Mis hilachas humanas bailan si reapareces
y desenredas hilos con tus ardientes versos.
Es en vano advertirles de tus juegos perversos,
de tu presencia falsa, del infierno que ofreces.

Ellas son obstinadas y soportan con creces
su decisión absurda de no admitir reversos,
prefieren ahogarse en falsos universos
donde las estaciones riegan porque floreces.

Prefieren ser la pieza que llene tus oscuros,
el comodín dispuesto que realza tu nombre
mientras rompo mis manos pegándole a tus muros.

Te aceptan intangible construyendo futuros
donde mi piel conozca tus caricias de hombre
sin la razón que muere tras los barrotes duros.