lunes, 24 de noviembre de 2014

Contigo será más fácil, (Manuel y Silvana - parte I)



Eres la diferencia en mi hecatombe,
el rayo disparado desde una matriz dulce.
Eres sencillamente quien mantiene despierta
la hoguera desde donde se aviva mi ave fénix.

Acuna esta tristeza haciéndome elemento,
haciéndome metáfora desnuda.

Simplifica promesas para vagar aún
entre asteroides, no será tan malo.
Si me acompañas sentiré tu fuerza
para desenredar determinantes
imposibles, colmados de principios.

Si estás, todo será
concretamente fácil.

(Silvana B Pressacco)

                  *

¿Cómo ser elemento
en la tabla de ti
sin aceleradores de partículas
que nos hagan materia
en un núcleo común
y química a la vez en lo distinto?

¿De qué modo vestir una metáfora
sabiéndote desnuda junto a mí,
temblor de nuestro mar
y ambos siendo espuma en los cristales?

Quizá sea preciso construir
cimientos en tu amor,
las raíces ocultas que sembraron
las manos de una diosa, sin más aspiración
que saberte mujer en alas de ave fénix,

la luz más pura al alba
y en mis noches el fuego.
(manuel  m barcia)

                   *

Siendo tan imperfecta me concedes
metáforas hermosas.

Déjame declararte axioma de mi lengua,
arista principal de mi poliedro,
el algoritmo lírico de mis noches
que derrumba con versos mis prejuicios
y me corona múltiplo común
de dos mundos opuestos.

Soy la abscisa rendida a tu ordenada
deseando germinar como fracción pequeña
de luz pura, que siempre te enamore.
         (Silvana B Pressacco)

                     *

Arde la geometría de tu cuerpo
la víspera de amor
que nos supo tan círculo de luna
y hasta plenitud.

No quieras recordarme
tras esa admiración
de luces transitorias que han pasado
cuando el tiempo se acaba.

Yo quiero de tu lengua
un idioma común,
un múltiplo de dos sin más bagaje
que nuestro desvarío temblando amaneceres
que den ritmo a los sueños
y música ambiental a tus poemas,

acaso porque yo
nunca supe orquestar
tan mágicos acordes
en tus inspiraciones.
(manuel  m barcia)

                     *

Me ubicas en el punto central de un universo;
siendo proyecto , siendo historia renovada.
Una historia de versos que abriga tu presencia
por ser antecedente y consecuente.

Mis pentagramas llevan la clave de tu nombre,
mis notas musicales suenan cuando me buscas
porque tengo un idioma sólo cuando me hablas.

Tus poemas abrazan evidencias,
la certeza absoluta de que hay extremos
que aplican propiedad distributiva.

Vivo una penitencia si enmudece tu boca
y muero en mis mañanas cuando sé que la luna,
en otras latitudes, me traiciona y te besa.

Mi admiración y el tiempo
nunca serán sucesos excluyentes.
           (Silvana B Pressacco)

                       *

Me gusta verte así,
culpable de sentir sin armadura
lo que habita el deseo,

la multiplicación
sin factores comunes
de una propiedad,
desórdenes de mí en tu producto.

Un signo de la duda
pretende ser asalto en el lenguaje
que derrama tu voz
haciendo que mi oído sea saliva

y tu sur regadío
que llueve los caminos de la boca.

Acaso en nuestra escala quiera el sol
ser nota dominante,
la ceguera después
en el fondo de un cráter,

refugio de la lava
cuando ardemos silencio.
(manuel  m barcia)

                      *

Cuando lo racional y las reglas me liberan,
cuando las sanguijuelas no tienen apetito,
me desplazo gateando sobre tu abecedario,
desordeno las letras y los tiempos verbales,
ando descalza, con el pelo suelto.

Soy deseo que fluye por las grietas,
un líquido caliente que divaga
por el globo terráqueo solo para encontrarte,
solo para creerse una bella durmiente
en la vasija blanda de tus manos.

Y si juegas conmigo,
me coronas metáfora en ese lapso breve,
me despiertas con besos de un letargo.
               (Silvana B Pressacco)

                      *

El álgebra, la química, tu ardor,
contar es infinito...

¿Y si fuéramos juntos la unidad,
ficticiamente así
lo innumerable?

Arquímedes, Hipatia, Galileo
y otros muchos también
tuvieron por amor
la hipótesis de un sueño sin final
antes de ser Eureka.

Es más fácil contigo
el ámbito irreal de los tiempos versales,
liviana,
a pelo suelto,
te hallo solución de lo intangible
y balanza en los dos,

sin equilibrio casi
mientras somos materia.
(manuel  m barcia)

                      *  

Las conjeturas siempre abundan en los rieles
de mi máquina antigua que es signo de pregunta
y un medio inapropiado para las reflexiones.

No quiero ser hipótesis contigo
porque somos certeza
donde la masa es siempre relativa.

Somos pareja de ecuaciones puras
armadas con parábolas celosas de secantes.
Una indeterminada en el amor.

No sigamos hablando de imposibles
porque desde tu origen asomo semirrecta
caprichosa y hambrienta de infinitos.
           (Silvana B Pressacco)

                       *


James Watt ya supuso
la energía del agua
cuando somos calor.

También que por el aire
el viento es reacción y permite volar
las máquinas de luz
sin contrapesos.

¿Para qué calcular
los pasos que nos llevan
al destino del fuego?

A veces llueve y basta,
en nuestras estaciones
yo te cumplo verano,

primavera si quieres caricias bajo el sol
haciéndonos finitos.
(manuel  m barcia)

                      *


Si el destino es el fuego,
si me prometes signos de sorpresas
cuando sólo olfateo en los rincones
las respuestas a todas las preguntas,
entonces soltaré los vagones, el peso,
apostando a la inercia.

Apartaré la lógica, todo lo deductivo,
a los coeficientes que agrandan la varianza
y volveremos al binomio aquel
que inició este idilio y conoce de abrazos
trayendo primaveras.

Para atrapar tu imagen desde atrás del océano
situaré grandes lentes en los valles y cumbres
así cada mañana tus besos me despiertan.

Y contaré los pasos a tu cuerpo

la noche se hará cómplice
robándole las horas a los días.

      (Silvana B Pressacco)


Gracias Manuel!!!