martes, 1 de julio de 2014

Impuse un vacío, de S Pressacco



No hablemos de regresos.

Perdimos las huellas de nuestros pasos
cuando no coincidieron en la magia.

No hallaremos salida en ningún laberinto
porque comí las migas y borré los carteles.

No formules promesas,
es absurdo que sangren tus rodillas
si no hay santa ni altares que te escuchen.

Se apagarán tus ruegos flotando en el vacío,
un vacío que impuse para callar mi llanto.