martes, 3 de junio de 2014

Cómplice de tu vuelo, de S Pressacco

En casa tropezamos siempre con lo que somos,
con ausencias presentes y con lo conseguido
mas tú la dejas llena de chispitas
de visiones traviesas y ecos dulces.

En tus valijas cargas montones de enseñanzas
y pedacitos míos que harán fuertes tus plumas.
No llores, es la vida que nos lleva;
yo también fui paloma que moría de miedo.

Aunque vea esfumándose el entorno
festejaré tu vuelo, seré cómplice.
Lleva tu historia escrita donde vayas
y agrégale hojas nuevas con los mismos aromas.