sábado, 31 de mayo de 2014

No tenemos tiempo, de S Pressacco

No tenemos tiempo para el nosotros. Nunca hay tiempo cuando el alrededor succiona el credo y la realidad escupe hacia otras direcciones. Somos los Quijotes en un mundo de viento; vos, defendiendo los muertos que viven y yo, los vivos que quieren estar muertos. Parecemos dioses contrariados, desterrados  por ineficaces.

Ni siquiera hay tiempo para miradas. En el almuerzo que nos reencuentra, mezclamos los ojos con la comida fría buscando en el plato las soluciones.

Deambulamos en submundos que tienen intersecciones obligadas pero vacías de contenido. La utopía se está comiendo la esperanza, nuestras manos e incluso las explicaciones.

Nos definíamos enamorados pero no recordamos de qué se trata.