jueves, 29 de mayo de 2014

Llover bajo la lluvia, de S Pressacco



Me gusta cuando llueve porque no desentono
en el gris. No hay miradas, no hay jurados
debajo de la prisa de paraguas.

Me gusta el agua dulce cuando moja
el sufrimiento expuesto y les limpia la sal
a las costras podridas que hace dentro.

Me gusta caminar bajo el cielo furioso
sin miedo a que mi llanto suene desafinado
y en mi lamento olvide los modales correctos.

A veces pido al viento que lleve mis dolores,
que danzando tropiecen, que se rompan
y si se multiplican en los charcos
que regrese  violento, con lágrimas de piedra.