jueves, 10 de abril de 2014

Sacarte de mi vida, de S Pressacco

Desde que decidiste  convivir conmigo intenté deshacerme de vos. Tu  inteligencia o  buena suerte me hicieron creer  que era una misión imposible.

Hoy, tu cadáver junto a mi cama logró conmoverme. Llevabas  aún atrapado en tu  boca el pedazo de queso que la trampa más antigua no te dejó comer.