martes, 15 de abril de 2014

Espero la sentencia, de S Pressacco





La realidad torturaba a mis sueños apretándolos en su puño y ,cuando los dejó caer, tus palabras irónicas terminaron de arrasar el campo sin dejar sobrevivientes. La verdad es implacable cuando aparece montada sobre puñales inesperados.

Te fuiste sin pedir que te comprenda, sin secarme una lágrima, sin apretar  mi cuerpo que temblaba.

Me dejaste escarbando con garras en nuestra historia para encontrarle el sentido a tus razones.

Soy una silueta oscura que esta desnuda de ilusiones. Soy libre pero vivo encadenada al pasado y sólo espero la sentencia que me absuelva de esta pena de quererte.