domingo, 27 de abril de 2014

Creo que a veces muero, de S Pressacco



                                 

A veces mis ojos me abandonan. Se van de turistas sin provocarme dolor y yo me quedo tallada en piedra con huecos secos en el rostro. Es extraño porque sé que miro sin ver nada.

No sé el porqué, pero ocurre. Mis ojos se rebelan y son independientes. La película de la vida se tilda en una escena y me siento ajena al tiempo que pasa a mi lado.

Creo que son segundos en los que puedo prescindir de los demás sentidos y hasta del aire. Por un momento soy una cosa porque quedo sin vida. Y no duele, es cierto que no duele morir. Y es cierto también, que no se desea regresar porque no se extraña, porque sencillamente no se siente y es agradable.

No importa advertir que todo continúa mientras estoy petrificada y llego a odiar al inoportuno que se obstina en  encajar mis sentidos de nuevo en el cuerpo y logra que  la película siga porque he pestañado.