viernes, 14 de febrero de 2014

Vivir lo que termina, de S Pressacco


          

                            


Será que nos alcanza una ráfaga suave
y contagia de un frío que es preludio.

Será que el desamor es invitado
cuando la escena es vieja
y los protagonistas olvidan su libreto.

Será acaso que abren sin aviso la jaula
resguardada en el pecho y algo de allí se escapa.

Será mi no dolor sinónimo de hueca
o tal vez la rutina suaviza los derrumbes
para que sin las manos pase por los confines
y resulte sencillo vivir lo que termina.

Será que al no creer en inmortales
mi no sentir ya tenga fecha de vencimiento