martes, 18 de febrero de 2014

Narrador protagonista, de S Pressacco

              



Estoy desorientada porque el protagonista de mi cuento robó las últimas hojas de la obra. Mi espacio y tiempo buscan coincidir con sus coordenadas pero las brújulas desconocen el norte y los mapas son mamarrachos de continentes. 


Cuando reescribo párrafos que memoricé, la tinta se baña en grandes lagunas que dejo formar sobre el nombre del ladrón y en los momentos en que mi pluma descansa sin ideas y la esperanza me lo trae, el viento insiste en darme vuelta la página para evitar que acepte la comodidad de una rutina.

El destino se niega a enfrentarme con el que llevó mi ilusión y me invita a vivir historias sin borradores y sin inútiles narradores omniscientes. Me aleja a la rastra de los capítulos vividos para que deje al personaje secundario enredado entre letras viejas y confiando en que sea capaz de soltarlo definitivamente de mis renglones. 

Sé que es tiempo de animarme a las sorpresas y de escribir mi historia en primera persona.