martes, 25 de febrero de 2014

Apenas un hombre, de S Pressacco




Te llamaba mas tú no respondías
lo hacía murmurando, protegida en mis sábanas
durmiendo con las frases escondidas
ahogadas allí, cada mañana.

Te buscaba en la luz, en rincones sombreados;
en letras de la historia sin comienzo,
en los versos no escritos que pasaron de largo
y quedaba rendida pero siempre insistiendo.

Te buscaba en bolsillos de mis días
y escarbaba en migajas, hambrienta de otras noches.
Te extrañaba en mis horas, en mi cama vacía,
y en mi agenda seguían en blanco los renglones.

Te reconozco hoy, a pesar de las dudas
y me desilusionas, no veo lo que quiero.
El destino parece presentarme una burla
cuando arden los altares donde pedí tus besos.