martes, 28 de enero de 2014

Olvidar, de S Pressacco




Si con lágrimas fuera suficiente,

si con ellas bastase…

si exprimiendo la sal de mis pupilas

el dolor se olvidara,

derramaría ríos

de caudales valientes

que arrastraran con ellos a mis ojos

para seguir llorando

mi propia sangre.