viernes, 29 de noviembre de 2013

El gris toma protagonismo, de S Pressacco

Conozco la ira y la calma, el llanto y la carcajada ruidosa y  muchas otras  sensaciones opuestas que no podría concebir separadas  porque padecer a unas me hace disfrutar de las otras.

Sé que desconcierto con mi defensa porque en oportunidades exploto  en gritos y en otras me refugio en un  mutismo absoluto.

 A veces elijo mal las compañías que me presentan la envidia y el egoísmo pero también sé cobijarme   en  los mejores abrazos  llenos de afecto sincero.

 Experimento el rencor y el amor incondicional, el sabor dulce del triunfo y lo amargo de la derrota, la ilusión me llena con los sueños alcanzados y pateo con bronca algunos imposibles.



Valoro el agua porque he padecido la sed, la luz porque transité la oscuridad y al fuego porque he sentido frío.

Prefiero los extremos. Evito el gris de la indiferencia que sin querer va tomando protagonismo.