lunes, 28 de octubre de 2013

Te llamo, amiga... de S Pressacco



Seré tu compañera en las pendientes,
un fantasma  callado que no sirve de juez
y no temas si caes, seré el sólido
con la forma que quieras para no lastimarte.

Conocerás mi mano que en distancias aprieta,
mi risa inconfundible que sin oír contagia.

Y si vuelas, seré soplo de plumas
la pantalla invisible que cuidará  tus alas
la cima del reposo que traiga el horizonte.

Seré la transgresora que tu quieras
y  romperé con bates tus rutinas,
los caminos derechos demasiado aburridos
y todos los relojes apurados.

Seré siempre tu amiga, pero a veces
caminaré al lado, necesitando el roce
de un gesto, de una cómplice mirada. 

Hoy la incondicional que sabe las respuestas
necesita de risas que se oferten,
de distancias más cortas que te traigan.
Ven a ser mi fantasma porque caigo
sin poder despejar mis ecuaciones

Ven, porque me haces falta.