sábado, 21 de septiembre de 2013

Volví y sin embargo sigo allí, de S Pressacco

Image


Volví con mentiras, con heridas invisibles y una mochila vacía de buenos recuerdos. Volví envuelto en gritos de vientos, con la garganta seca de tantas palabras tragadas y los ojos llenos de frío.

Volví con los brazos largos de derrotas después de protagonizar una película de la que nunca firmé contrato.


Me encontré con proyectos inconclusos, en donde faltaban piezas que ya no me importaban. Vacío de ambiciones, sin fe, sin una oración.


Volví y los míos, nunca más me reconocieron.


Han pasado décadas y la película aún se proyecta. Tiene los colores del infierno y un sonido que duele. Es una historia sin premios y parece mi preferida.


Puedo continuar sin limpiar el fango que me habita. Puedo hacer presa esa sensación de seguir ardiendo después que  mis adentros fueron el objetivo de un bombardeo.


El dedo de alguien me señaló cuando apenas era un adolescente y me condenó a sobrevivir sin concederme el favor del olvido. 


Volví hace tiempo y ,sin embargo, sigo allí.