jueves, 8 de septiembre de 2016

Sin aprendizajes, de S Pressacco


Resultado de imagen para mujer gotica muerta

Venimos a este mundo con un lazo en el cuello,
un lazo rutinario que mide nuestro alcance
con una soga tensa que se corta
solo cuando se cortan los suspiros,
cuando todo lo nuestro queda atrás:

la lucha, los horarios,
las corridas y afectos,


todo lo que dejamos sin hacer.

Para qué
miramos el reloj
si la sangre se apura
hasta que no entra más en las arterias,
hasta que las revienta sin aviso.

Para qué tanta hambre
si las orugas tienen tenedores
y seremos bocados obedientes
uno a uno.

Pasamos por la vida lidiando con tropiezos
sin levantar los ojos del camino

y cuando ella nos suelta
ya no hay aprendizajes,
morimos sin saber de qué se trata.

sábado, 3 de septiembre de 2016

No está invitado, de S Pressacco



 Resultado de imagen para mujer guerrera en guardia


Si llega la impotencia enferma de silencios
para enterrar proyectos y anular ilusiones,
acepto el desafío porque sé reinventarme.

Mis rodillas no adoran lo imposible,
no caen en el barro de renuncias
ni se rinden quebradas por problemas.

Pero que no se atreva a concurrir el miedo
con la risa torcida del que todo lo puede,
que ninguno lo traiga a comer a mi mesa.

Ese tonto es cobarde,
un sicario que apunta y no dispara,
un loco desafiando una vez más
mi fortaleza,

alguien que aún no sabe
que llevo pantalones.

domingo, 21 de agosto de 2016

A mi pensamiento, de S Pressacco





Miras por la ventana que alumbra mis silencios
después de haber usado la balanza
frente a mis ojos
para ser el testigo
de cómo rompo o dejo de romper
algunas cerraduras que guardan mis secretos.


Sabes que hay ecuaciones que bautizo imposibles
porque la solución no me convence
y continúo haciendo todo mal,
despejando lo mismo,
aunque me grites una y otra vez
que no siempre se suma,
que a veces se cancela.


Cómo me gustaría recorrer un sendero
tomada de tu mano
y poder enojarme si alguien pisa mi sombra
sin que se tome como un acto suicida;


ignorar los semáforos
porque el choque de ideas no implica una tragedia
-no es la muerte de nadie-


y poder sostenerte contra todos
mientras tú me sostienes.



jueves, 18 de agosto de 2016

Que el otoño me desnude, de S Pressacco




Después de ti creció un silencio penoso
y me senté con él, entregada a la espera,
rodeada de malezas que brotaban 
succionando la savia de recuerdos.

Y entre promesas tontas
-que gritan estar muertas-
aguardo un tren;
alguno que me saque de esta cárcel
o deje en el andén a la que fui
y se lleve a Penélope.

Aguardo en la vereda de la vida
una sola razón,

un hilván de esperanza 
para coser el aire que se rompe; 

mi nombre sin el tuyo escrito al lado,

un cansancio de otoño que desnude
y prepare racimos de colores.




viernes, 12 de agosto de 2016

Entre tus brazos, de S Pressacco




Con una petulancia divertida
asumes ser monarca de mi piel
y te sonríes cuando me acomodo
entre tus largos brazos posesivos.

Se hace un silencio intenso de miradas
que es preludio de nuestra ceremonia,
bajo mis párpados florece luz
y el mundo empequeñece con sus dudas.


Y no hace falta nada cuando estás
porque alistas mis alas de imposibles
y sacudes mis sueños con tu fuerza

y si olvido mi esencia tú la traes 
al abrigo de épocas de invierno, 
restaurada en tus manos de artesano.


jueves, 11 de agosto de 2016

Un extraño rito, de S Pressacco





Cuando vienen palabras que brotan de mi sangre
se ordenan en poemas que descifran
lo que la inteligencia no vislumbra.

No sé cómo lo logran
pero siempre reflejan los monólogos
propios de mi soledad
y me convierten en esclava dócil
incapaz de cambiar la furia de su cauce
o de coser las bocas imprudentes
que exponen sin permiso
mis semillas de lágrimas y culpas.

En un extraño rito, esas palabras
traspasan muros viejos o abren puertas

que nunca le abro a nadie.






martes, 12 de julio de 2016

Recuerdo de instantes, S Pressacco

Imagen de painting and woman



No sé el porqué 
pero hoy pienso en lo que nunca quise pensar.

Pienso en esa verdad que te dolía 
a la sombra de tu almohada
colmada de insomnios y reproches.

Pienso en ese lamento que nunca pronunciaste,

en el protagonismo de los pretéritos
que se convirtieron en ladrones de tus latidos.

Pienso en señales que no vi como señales
y en tu silencio que no quiso ser silencio.

Pienso en esos motivos ignorados 
para acunar mi sueño egoísta 
mientras mordías sangre.

En ese verso que nunca te escribí
porque nunca lo hubieses leído.

En esa caracola que  recogimos de la playa
como  recuerdo de nuestros instantes

porque solo fueron instantes los que nos tuvimos.

Todo el tiempo fuimos dos ausencias,
dos mentiras
o apenas dos sombras sin ensambles.



domingo, 10 de julio de 2016

Una sola certeza, de S Pressacco





Quedan pocas certezas, 

si hasta creo que el sol es un gran espejismo,
un bocado optimista para nuestro horizonte
que no cambia jamás de forma ni de luces.

Ya no creo en los vientos que prometen
semillas de otras tierras,
ni en el ciclo del agua que dejó de ser dulce.

No creo en la palabra que no se apoya en actos,
en la piel que levanta fronteras de colores,
en miradas sin lágrimas,
ni en el gesto de quien solo mira bolsillos.

Ya no tengo certezas de las que sujetarme
porque la vida es una red de nudos,
un complejo tejido de sorpresas e intrigas 

y nunca se preocupa por cuánto destejimos 
o de qué calidad será nuestra madeja.

Ella nos filtra algún rayo en los sueños
y empuja hacia adelante
por más que todo muera en el camino

y cuando no encajamos en su trama,
su manto es un gran hueco que te come
o una invitación para empezar de nuevo. 


Una sola certeza es la que vale:
siempre cuento conmigo.